Nos hemos despedido del verano para dar paso al festival de tonos naranjas del otoño, la naturaleza una vez más ha seguido su rumbo y nos ofrece una oportunidad única para disfrutar. Esa es la del turismo rural en otoño y las inmensas ganas que hay de vivirlo y disfrutarlo.

Desde hace algunos años el turismo rural está de moda en toda España, especialmente en Trujillo, una ciudad llena de encanto, cultura y gastronomía. Sin embargo, el descenso de temperaturas propia del otoño, trae consigo una imagen reconfortante de cómo podrías pasar tu siguiente fin de semana de relajación.

¿Te imaginas estar sentado frente al fuego de la chimenea y observar por la ventana la aparición de las setas y el cambio de color en las hojas de los árboles? Es una imagen otoñal que podrás hacer en nuestra Casa Rural Turgalium.

¿Cómo sé si es mi plan ideal?

El turismo rural en otoño es una oportunidad muy interesante para explorar la belleza de la naturaleza. La magia propia del entorno, sumado a la tranquilidad del hospedaje que ofrecemos en nuestra casa rural ayudan a que las vacaciones salgan perfectas.

Por lo que, si todavía no conoces Trujillo o estás buscando la fecha adecuada para volver, el otoño es una de nuestras estaciones favoritas. Pero ¿es tu plan ideal? Lo será si vas buscando de:

Tranquilidad y confort

Si quieres pasar unos días tranquilos o lejos de las grandes conglomeraciones, hacer turismo rural en otoño es un gran acierto. Por ejemplo, en Trujillo hay muchos lugares auténticos en donde reina la calma y paz.

A eso es necesario sumar el ambiente que se comienza a observar a nuestro alrededor. Por eso el otoño es una época de transición, de comodidad y es una de las preferidas para quienes amen estar en contacto con la naturaleza.

Temperaturas menos calurosas

A pesar de que el verano tiene su propio encanto, no hay duda de que el otoño también es una estación mágica. No solo seremos testigos de un cambio radical en nuestro entorno, sino que el descenso de las altas temperaturas del verano hace que el otoño sea más agradable.

Sobre todo, para quienes detesten el calor y prefieran temporadas más templadas para su relajación

¡Extremadura brilla en otoño!

Y esto no es diferente en Trujillo, en donde no tendrás tiempo de aburrirte en sus otoños. Por ejemplo, el Otoño mágico de Valle de Ambroz en donde sus avellanos y sauces comienzan a cambiar de color, es hechizante. También buenos sitios para conocer en otoño son el Parque de Monfragüe y las Villuercas-Ibores-Jara.

A todas estas razones tenemos que sumar la calidad en el trato y la cercanía que ofrece el turismo rural. Quizá ya no necesitas excusas para conocer Trujillo, solo tienes que venir, ¡no te arrepentirás!